Sunday, July 1, 2012

Ravioles de camote en mantequilla de salvia

A casi todo el mundo le gustan las pastas.... y esta receta es extra especial porque no sólo está hecha con pasta fresca, hecha a mano, algo incomparable... sino que el relleno un poco dulce del camote con la mantequilla de salvia encima, son la combinación más que perfecta de sabor y originalidad....

Receta:

Relleno de camote:


El camote es delicioso frito o hervido pero en esta receta va al horno y queda de un color fuerte precioso y con un toque dulcecito...



Comenzamos lavando, pelando  y cortando en cubitos 2 camotes. Pesan 500 gramos ya picados. Se ponen en un pyrex con 2 dientes de ajo enteros, ramitas de tomillo fresco, 1/4 de taza de aceite de oliva, 1/2 cebolla blanca picadita, sal y 3 cucharaditas de azúcar.


Mezclar todo y meter al horno hasta que estén suaves, más o menos 1 hora. Hay que revolverlos de vez en cuando y taparlos con papel manteca.



Miren que lindos salen del horno! Comérselos así, también son una delicia.



Procesarlos con ajos y todo (menos con las ramas de tomillo)




Para el relleno usaremos 1/2 taza de queso parmesano rallado finito  y 350 gramos de queso ricotta deshecho con las manos. También pueden usar un queso tipo fresco en Perú, campesino en Colombia y acá en México  o usé queso panela.



Unir todos los ingredientes del relleno y rectificar la sazón con más sal, poquita azúcar de ser necesario y 1/4 de cucharadita de nuez moscada fresca rallada.




 

El relleno está listo, dura hasta 5 días en la refrigeradora o sino, se puede congelar por 3 meses.



Pasta fresca:

Si tienen ganas de hacer la pasta fresca, aquí les explico paso a paso y sino, pueden hacer sus ravioles comprando masa de wantán!
Por cada 100 gramos de harina uno usa un huevo. Para esta receta yo usé 400 gramos de harina con 4 cucharaditas de sal y 4 huevos.


Batir los huevos con 4 cucharaditas de aceite de oliva, puedes usar un batidor de mano o un tenedor.

Esta receta puede hacerse a mano o a máquina. Si usan el procesador de alimentos, se pone la harina con la sal y se empieza a echar los huevos con aceite de oliva.

Se turbina hasta que la masa se una.


Debe quedar una bola, no debe ser seca pero tampoco pegajosa. Tapar con plástico y dejar reposar una hora a temperatura ambiente. Si la quieres preparar integral, usas la mitad de harina blanca y la otra mitad de harina integral.





Mantequilla de salvia:

La salvia es una hierba super aromática cuyo nombre proviene de la palabra latina "salvare" que significa curar ya que antiguamente se usaban las diferentes especies de salvia para curar ciertas enfermedades.

A mi me encanta usarla fresca, así como todas las hierbas. Para esta salsa la puedes usar solo en hojas o puedes picarla finamente. Si usas salvia seca, tienes que usar mucho menos ya que es más concentrada.




Para una porción de ravioles, usaremos 35 gramos de mantequilla, 1 diente de ajo entero y 3 hojas de salvia.


Derretir la mantequilla y dejar reposar para que absorba el olor de la salvia y el ajo.



Si uno quiere, le pica la salvia finamente.





Dividir la pasta fresca en grupitos y pasar cada uno por los diferentes grosores de la máquina de pasta hasta obtener una pasta delgada y larga.

Poner bolitas todas iguales y un poco separadas. Cada una de mis bolitas pesaba 14 gramos.



Doblar la masa hacia adelante y con los dedos quitar todo el aire  que pueda tener la masa. Hay gente que pone otro pedazo de masa encima pero a mi me gusta más de esta manera, para que queden más delgaditos.


Con los dedos y con mucho cuidado, marcar la bolita del relleno.

Usar el reverso de un cortador redondo para marcar la bolita, así se verá más definida.


Usra un cortador ya sea redondo o cuadrado para cortar los ravioles.



Repetir la operación y retirar el exceso de pasta fresca. Esta masa se hace una bola y se vuelve a usar.

 
Si uno quiere comer los ravioles otro día, se congelan así, planos sobre papel manteca enharinado. Una vez congelados, se meten en bolsa de ziploc. Los congelamos así primero porque si los metemos en bolsa fresquitos, se van a pegar.



Para la cocción, se hierven en agua con sal, echándolos con cuidado con una espumadera. Cuando están frescos sin haber sido congelados, se demoran unos minutos desde que el agua hirvió.


Al retirarlos del agua, se escurren bien y se echan en la sartén con la mantequilla de salvia (retirar el ajo entero)




Servir en el plato y echar la salsa.


Servir con queso parmesano recién rallado finamente, rulos de parmesano y espolvorear un poco de praliné de almendras o pecanas que le dará un dulzor muy rico.


No dudes en preparar esta receta super original y deliciosa!!!



Lista de ingredientes:

Relleno de camote:
500 gramos de camote pelado y picado en cubitos
3 dientes de ajo enteros
1/4 de taza de aceite de oliva
Ramas de tomillo fresco a ojo
Sal
3 cucharaditas de azúcar

Mantequilla de salvia:
35 gramos de mantequilla con sal
1 diente de ajo entero
Hojas de salvia

Pasta fresca:
400 gramos de harina
4 cucharaditas de sal
4 huevos
4 cucharaditas de aceite de oliva

Para servir:
Queso parmesano fresco rallado finamente
Rulos de queso parmesano
Un poquito de praliné de pecanas o almendras




5 comments:

  1. Amo el camote, hace años aprendí a hacer unos ravioles parecidos en el Country Club, en Lima. Maravillosos. Esta receta está espectacular, Xime, qué delicia! Tu blog tiene platos tan ricos que provoca cocinar todos los días y a todas horas. Mil gracias.

    ReplyDelete
  2. Gracias!!la verdad es que son delis y diferentes, para salir un poco del raviol de espinaca con ricotta je.... que bueno que te gusten mis recetas!!!! me está encantando hacerlas para el blog, besos

    ReplyDelete
  3. Se ven deliciosos Xime! besos

    ReplyDelete
  4. Ximena, los hice ayer y quedaron estupendos. Te felicito por tu blog. Gracias por compartir.

    ReplyDelete
  5. Que bueno que los preparaste!!! y se pueden congelar perfecto!!!! un beso

    ReplyDelete